Viagem para Montevideo…

Gente!
Com muita felicidade compartilho o trabalho e carinho de três queridos homens. A ideia partiu de um, que nascido em terras uruguais, encontrou apoio de um goiano do quadrado e outro do Goiás.

Falando sério! O Julio Ayala, junto com o Oscar Ricarte e Rodrigo Mendes apresentam a viagem para Montevideo. Quer os detalhes? Tome nota!
Clica no cartaz que ela amplia.

Viagem a Montevideo - uruguai

São 3 pagamentos de R$ 600,00 no cheque. A começar no dia 1º de Agosto, 1º Setembro e o último no dia 1º outubro. No primeiro pagamento será cobrada a a taxa de U$ 78,00.

Baile Ciao Amore

Pessoal,

segue divulgação do baile que será promovido no domingo (26) na academia de Dança Arthur Murray.
Horário: 19h.
Programação: tango e milonga das 19 às 20 horas
ritmos variados das 20h até 00h.
Entrada : R$ 20,00
Dançarinos contratados pagam meia
Informações: Kleber (61) 8219-3776.

Um artigo…

Este artigo foi indicado pelo amigo Geraldo Sobreira. Achei interessante compartilhar com vocês! Espero que gostem e apreciem a leitura.

Derecho de piso en la Milonga
Por Manuel Gonzalez

Revista PUNTOTANGO

Foto: Julita Kissa

Nunca lo voy a entender. Una amiga, siempre me lo contaba. Mucha gente habla de eso, y hace añares que no me ocurría. Pero el otro día visitando por primera vez a cierta milonga de barrio; sentí algo de eso ante las notables negativas de las féminas habitués del lugar. Y claro; me reí de tal actitud apedreando con bailes a todas las otras muchachas del lugar que eran la enorme mayoría y luego de hora y media, a las que antes ní me habían mirado. Pero quiero comentar el hecho, no como algo personal, sino como algo que desgraciadamente, parece ser aceptado y generado por algunos que bailan hace tiempo, o los/as que tienen un grupito “cerrado” de amigos en la milonga, que sentados desde su mesa “juzgan” colectivamente y dictaminan quienes pueden bailar o no con ellos.

Son los creadores de estos males quienes crean y creen en las jerarquías de la milonga, tratando de formarse una imagen de bailarín famoso/a o reconocido/a como símbolo de status y fama. Estos escalafones son tan bajos y codiciosos, que conozco casos verídicos de gente que ha cambiado sexo por fama.

El derecho de piso es una actitud esquiva y huraña, que se vé en algunas milongas, cuando los habitués, conforman pequeñas sectas donde solo bailan entre ellos o en algunos raros casos con “amigos de amigos”, otorgando esto como extraño favor; o solo aceptando a otros si “califican” luego de extensos ritos y méritos; como por ejemplo bailar con otro/as conocidos antes.

Recuerdo la anécdota de una amiga, donde contaba que una vez en una milonga, tuvo que pedirle al Disc-Jockey, que bailara un tango con ella para que la vieran bailar, explicándole: Es que si no ven que bailo bien, nadie se arriesga a sacarme y plancho toda la noche!. Otra que recuerdo muy bien es cuando escuché a una dama decirle a otra en una milonga del centro: Ah!, mirá a Fulanito de tal, bailando con esa tronca! Ahora guay de que me saque a bailar!; U otra en donde un conocido, luego de verme bailar con una mujer en la milonga, y de sacarla él luego me dijo: Che!, pero esa mina baila desastroso!, cómo es que la sacaste? Me clavé porque te ví bailar con ella!. Este pensamiento -a mí entender estúpido- que dice: Si tal mina baila con tal tipo, entonces sí puede o no puede bailar conmigo, o “Yo quiero bailar con aquel que baila con aquella” que “baila bien” ; Genera distancias que perjudican el ambiente social de la milonga .

Además decir “tal baila bien” (*) Puede ser muy subjetivo, por tanto la mujer que para mí baile bárbaro, quizá para un amigo sea insulsa, tronca, etc.

Me siento un entusiasta del baile, y alguien que pone todo de su sentir en la pista a cada tango sin importar el nivel de baile, o si conozco a mi próxima pareja. Alguien que aprecia y busca que una dama haga lo mismo. Por eso creo en el gran valor del tango social, porque allí se baila, comunicándose y entregándose constantemente con gente desconocida y tal vez de diferentes estilos, barrios, culturas, solo por el hecho de disfrutar y compartir música, baile y cuerpo; porque para bailar siempre con los mismos amigos o parejas, basta con juntarnos en nuestras casas y así ¡Chau milonga!.

EL TANGO NOS IGUALA: Lo maravilloso del Tango social, es que nos iguala, elimina diferencias de escalas sociales y nos permite tener una comunicación directa, sincera y muy diferente en donde lo que realmente importa es el idioma del cuerpo: Podemos estar bailando con una empleada doméstica y a la siguiente tanda con una jueza de la nación sin que esto le importe un rábano al baile, la música y la pasión. Por eso me parece que juzgar antes de bailar o pensar que el otro tiene que tener un nivel probado para bailar con nosotros es perderse algo importante de esta magia (*2) y por eso, me parece muy mediocre el “derecho de piso”. Por otro lado, no entiendo la desconfianza de los que lo crean.

Creo que si tanto se consideran expertos, debieran perder el miedo y bailar libremente con todo el mundo ya que se supone que cuando uno más sabe, menos se equivoca y mejor puede manejar cualquier situación. ¿Está mal equivocarse? Los que tenemos años de experiencia no tenemos derecho a equivocarnos? ¿Está mal que los bailarines o maestros conocidos puedan errar? ¿O es que tienen temor a qué los vean bailar mal?

Seguramente quien crea que no puede ni debe equivocarse, ha llegado al techo de su aprendizaje.
A estos supuestos expertos-habitués, parece horrorizarles que alguien que baile con ellos pueda hacerlos quedar mal delante de su círculo de amigos, profesores, o compañeros bailarines de escenario. Pues bien, que tontería!. Yo siempre impulso a mis alumnos/as y amigos/as a bailar con desconocidos, gente de otros lados, otros estilos, otras milongas y por sobre todo a equivocarse mucho y aprender de ello.(*3) Porque esta facultad de querer y poder bailar con cualquiera es la esencia fundamental del buen bailarín o bailarina, también creo que el lograrlo otorga un estatus “interno” mucho mayor y real que el de ser campeón Mundial en un Festival de Tango, ya que el verdadero jurado son las bailarinas y los bailarines con quienes bailemos y no gente que nos mire bailar.
Opino que quienes quieran sorprender con su baile, debieran hacerlo “bailando” con la gente y no “mostrando”.

PODER BAILAR CON TODOS: Para lograr esta destreza, hace falta bailar por el gusto de bailar y perder absolutamente el miedo a equivocarse. También mucho estudio y práctica, pero más que nada, se logra equivocándose mucho, explorando, teniendo un sinfín de errores y pifias. Tirarse a la pileta todo el tiempo, salir al ruedo; díganlo como quieran, pero del error se aprende MUCHO, y tal vez más que de cualquier cosa, si estudiamos bien sus soluciones y correcciones. Y en esto, no podrán mentir los que bailan hace mucho, y los que alguna vez han inventado pasos, Siempre los mejores descubrimientos e inventos de pasos en el tango, nacen de un Equivoco Pifiarla, equivocar el camino, a veces nos muestra un lugar que nunca habíamos pisado ni pensado, y sin embargo cuando lo descubrimos, puede ser increíblemente bueno, y hasta a veces, mejor que lo que deseábamos lograr inicialmente.

Ahora, luego de toda esta explicación, de seguro que vendrá alguna/no que baila hace tiempo y dirá: -Ah, yo puedo bailar con todos!, pero no quiero!… Porque bla, bla, bla…

Pues bien; sea cierto o no, allí quedará para quienes tengan ese pensamiento, “muerta” u “estancada” la aventura, la pasión y la adrenalina. Quien solo baila con su gente amiga o conocida no sabrá de maravillosos descubrimientos indescriptibles, ni lo que es el “Amor a primer baile”. O me van a decir que cuando van a una fiesta, un boliche, reunión, asado, casamiento, etc. No les dan ganas de hablar, bailar (o seducir) a otra gente “desconocida”? O es que rehúsan comunicarse con alguien porque no lo conocen y solo se relacionan con amigos o amigos de amigos?. No lo creo. La vida es aventura, la vida es misterio y riesgo, la vida debe tener adrenalina, y justamente por todo eso es que “La vida es una Milonga”.

Así lo veo yo al entrar en una milonga: No busco el resguardo de encontrar conocidos; sino la posibilidad de sorprenderme con nueva gente, nuevas bailarinas, nuevos amigos, nuevas orquestas, nuevos músicos y nuevos vinos.
El que no corre riesgos, seguramente no perderá; pero tampoco ganará demasiado y eso es perder también. Además, el que no se arriesga a bailar con alguien que no conoce, siempre correrá el riesgo perderse el mejor baile de su vida que anda esperándonos secretamente por algún lado. Me lo contó una pitonisa milonguera (*4).

Y bueno, si después de todo esto, no hice reflexionar a alguna gente; antes de dejar que sigan en su triste pensar y camino, apuesto todas mis fichas evocando al genial Woody Allen; que lo dijo mucho mejor que yo: “Si no te equivocas de vez en cuando, quiere decir que no estas aprovechando todas tus oportunidades”.

(*) Tener en cuenta que “La milonga”, está pensada para gente que baila de un nivel intermedio para arriba.
(*2) A no ser que uno ya tenga referencias de que la persona es grosera, maloliente, maltratadora, etc.
(*3) Luego los errores se pulen o corrigen en clases o prácticas.
(*4) O Valkiria para los entendidos.

Crédito: Revista PuntoTango, Manuel Gonzalez.

Um livro e muito tango

A indicação é da nossa querida Cléa de Paula. Tive a felicidade de receber a indicação dela e posso assegurar que vai render uma boa leitura.

Recentemente, a Editora Académica Española publicou o livro ““El tango entre la década infame y los orígenes del peronismo. Construcción de una identidad social: Buenos Aires 1930-1943”, cujo autor é Fernado Wainberg.

Segue a nota divulgada para imprensa:

El libro aborda la problemática instaurada en torno a la conformación de la identidad social y cultural en la Ciudad de Buenos Aires. El eje sobre el que se desarrolla, tiene al tango como pieza basal. La transversalidad de este género musical, dentro de la sociedad porteña -a la que se circunscribe el análisis- como resultado de una serie de factores que estructuralmente afectaron y remodelaron el tejido social, en el que el tango tuvo su fuente de inspiración y desarrollo, permiten observar su evolución como género musical desde sus orígenes en los márgenes sociales y musicales hasta convertirse en un género hegemónico e ícono de la identidad de los habitantes de Buenos Aires. Paralelamente, este género musical sobrepasó los límites impuestos dentro de la estratificación económica y cultural imperante en la sociedad porteña de aquellos años, superando las dicotomías ideológicas y sociales, autopotenciando su ascenso y caracterización dentro del imaginario social asi como en la construcción de una identidad colectiva enmarcada en un período histórico signado por la falta de legitimidad institucional y exclusión de amplias capas de la población en lo económico y político.

AUTOR

Nació en Buenos Aires. Es Doctor en Historia, Licenciado en Ciencias de la Comunicación y Máster en Comunicación Audiovisual. Realizó estudios de grado y posgrado en universidades de América y Europa. Se desempeña como docente universitario y periodista.

Uma ótima oportunidade para praticar o espanhol e conhecer um pouco mais sobre o tango. Eu vou ler e depois comento aqui. Ok!?